Conmigo Viajas
Cartel luminoso que dice República de Pai en inglés y tiene una pequeña ilustración de una pareja con la frase Amamos Pai en inglés. Está sobre una puerta entre dos lámparas encendidas

No sé por qué me gustó tanto Pai. Al fin y al cabo sólo estuve allí un día. Quizá porque celebré allí mi cumpleaños y fue especial. Especial porque pasé un día estupendo con mi amiga Gloria pero también especial porque era el primero que pasaba en esta aventura que he comenzado. No estoy diciendo que vaya a pasar muchos cumpleaños recorriendo el mundo… o puede que sí.

Primer plano de un pedazo de tarta Red Velvet con una vela y un paisaje montañoso verde al fondo

Tarta y vistas en Coffee in Love

Pai gusta a todo el mundo. No hay muchas cosas que hacer, es un pueblo pequeño y muy tranquilo, pero engancha. Si lo que buscas es salir de fiesta y beber, puedes, no hay grandes discotecas pero hay muchos bares con música en directo y desde luego mucho ambiente. Si lo que quieres es estar tranquilo y rodeado de naturaleza también puedes, sólo tienes que separarte un poco del centro del pueblo.

Está en un valle al norte de Chiang Mai, en Tailandia y sus habitantes se dedican básicamente al turismo.
Al estar cerca de la frontera con Myanmar es conocido como un paraíso mochilero. Hay muchos rastas tailandeses y algunos hippies occidentales que se han establecido allí. Lo que me sorprendió fue ver tantos turistas tailandeses.

Al parecer, Pai se puso de moda tras el éxito de una película llamada Pai in love (algo así como la versión tailandesa de Love Actually). Muchos de los bares, hoteles o tiendas llevan la palabra “love” en sus nombres: Coffe in Love (con buenas vistas y situado al lado de una casa amarilla que sale en la famosa película), Love Strawberry Pai (una tienda con mobiliario en forma de fresas donde venden cualquier cosa hecha de fresas y puedes usar una tirolina, vamos, una turistada), House of Love, The River of Love… y muchos más.

Cuerpo plano de super héroe de madera con cabeza de fresa y un hueco para que pongas tu cara y te hagas la foto. Chica con gafas rojas y amplia sonrisa haciéndose la foto. Sobre un verde jardín con flores al fondo y una cerca blanca. Pequeñas fresas a modo de taburetes detrás de la chica

Haciendo el turista

Es famoso por su ambiente relajado, sus cafés y tiendas hippies, un divertido mercado nocturno y, sobretodo, el entorno natural en el que está situado.

Por las noches el centro de la ciudad se llena de vida, empieza la música en directo en muchos de sus bares y restaurantes y la calle se llena de puestos que venden todo tipo de cosas y de comida.

Qué se puede hacer en Pai

Levantarse muy muy pronto para subir al Yun Lai Viewpoint a ver amanecer. No es un amanecer cualquiera, es un amanecer tras las montañas y sobre un lecho de nubes. Espectacular.
Está a menos de 6 km del centro de Pai y hay que subir bastante pero, despacito, se llega en moto perfectamente. La entrada cuesta 20 Baht por persona, con té chino incluido.

Paisaje al amanecer. Un mar de nubes sobre un poblado con un fondo montañoso y el sol saliendo a la derecha y tiñendo el cielo de rosa

Vistas desde el Yun Lai Viewpoint

Visitar el Poblado Chino de Santichon. De los descendientes de las tribus de la colina de Yunnan que cruzaron la frontera para escapar del gobierno comunista y se asentaron allí en 1945. Venden diferentes tipos de té, alquilan trajes típicos durante un rato, hay norias de propulsión humana,… Otro sitio totalmente orientado a los turistas.

Detalle de un poblado chino con paredes y escaleras de piedra. Una puerta de estilo chino en rojo y azul. farolillos decorando. Un Yin Yang en uno de los muros. A la izquierda se ve parte de una muralla con almenas y telas rojas con letras chinas en amarillo. En primer plano hay una estatua color cobre de un ser mitológico parecido a un león con una pelota, que parece de bambú, bajo su pata delantera derecha.

Aunque turístico, merece la pena visitarlo.

Plano de espaldas de una chica con traje tradicional chino color celeste con los bajos, cinturón, cuello y muñecas en naranja. Lleva también una especie de casco-sombrero abierto por detrás. Está cruzando un puente de piedra, con techo cubierto en el medio, sobre un pequeño lago. Hay una niebla espesa que le da misterio a la imagen

La concubina del Rey Zhou

Noria con cuatro columpios que son propulsados empujando desde abajo. Hay mucha niebla y una chica a la izquierda de la foto brincando con gesto alegre

Noria de propulsión humana

Cascada de Mor Paeng, a 12 km al este de Pai, pasado Santichon. Accesible en coche o moto. Tiene varios niveles y pequeñas piscinas para nadar (aunque nosotras no las vimos muy limpias y hacía frío). La parte de arriba es un tobogán natural durante la estación seca.

Wat Nam Hoo, a poco más de 3 kilómetros al oeste de Pai. Conocido por su Buda llamado “Un Mueang” y una pagoda con las cenizas y el cabello de una princesa (Supankalaya, hermana de Naresuan el Grande).

Camino estrecho del Cañón de Pai con vegetación a ambos lados y un paisaje montañoso con cielo azul y blancas nubes al fondo.

50 metros de caída a cada lado

Pai canyon, un cañón a unos 8 km del centro de Pai, dirección Chiang Mai. Estrechas crestas rojas con valles empinados y una caída de 50 m a ambos lados. Impresionantes vistas pero hay que ir con cuidado, el camino es muy estrecho y no hay ningún tipo de protección. Hay unas escaleras que llegan a una plataforma desde donde se puede avanzar por las crestas. Es el sitio perfecto para la puesta de sol.

Cruzar el Ta-Pai Memorial Bridge. Está casi dos kilómetros después del Pai canyon. El puente original era de madera y los japoneses forzaron a los aldeanos a construirlo en 1941 para transportar armas y provisiones a Myanmar durante la II guerra mundial. Lo quemaron durante su retirada para evitar que las fuerzas aliadas enemigas entrasen en Tailandia. Los locales no tenían otra manera de cruzar el río así que volvieron a construirlo. Pero en 1973 una inundación lo destrozó y la administración local de Pai pidió permiso a Chiang Mai para quedarse con el Puente de Acero de Nawarat, que fue transportado a Pai y ahora sigue en pie como recuerdo de su historia.

Subir al Wat Phra That Mae Yen, a 2 km al este de Pai. Es interesante porque está situado en lo alto de una colina y tiene muy buenas vistas al valle. Una escalera de más de 350 escalones para llegar arriba. Otro buen sitio para ver la puesta de sol.

Y eso es lo que hicimos en tan sólo un día pero hay muchas más cosas que hacer y que ver, así que seguro que volveré, aunque tenga que recorrer otra vez las 762 curvas que separan Pai de Chiang Mai (no las conté, venden pegatinas con las estadísticas de la carretera).

Artículos Relacionados

2 de comentariosComéntame

Cuéntame

Tu dirección de email no se publicará. Los datos obligatorios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies